Archivo de la etiqueta: Jean-Luc Godard

Ya no se hacen películas como estas…

Por Clara Jiménez Cruz

Ayer por la noche, después de ver Si la cosa funciona, empecé a darle vueltas a los tópicos de los que habla Boris Yellnikoff y que como él muy bien dice, en ocasiones son lo más acertado para describir un hecho.

godard-belmondo-a-bout-de-souffleY así pasa con “Ya no se hacen películas como estas” cuado hablamos del cine de la Nouvelle Vague. Existen sin duda cosas similares (buena muestra de ello es Si la cosa funciona) pero sólo son afines, no equiparables. Toda esta palabrería sobre la Nouvelle Vague tiene su razón de ser en el hecho de que el otro día tuve la suerte de volver a ver Al final de la escapada, de Jean – Luc Godard, en pantalla grande gracias a una de las reposiciones del Pequeño Cine Estudio. Y es que, después de ver películas como esta, o tener la oportunidad de recuperar lo mejor de Michelangelo Antonioni gracias al Cine Doré de la Filmoteca Española por sólo 2’5€ no puedo evitar preguntarme  por qué extraña razón nos empeñamos en ir al cine al precio al que está a ver algunas de las cosas que se proyectan hoy en día en las pantallas.

Sigue leyendo

El desprecio (1963). Cuando Godard llama a tu puerta.

Le mepris

Por Clara Jiménez Cruz

Cuando Jean-Luc Godard llama a tu puerta, es díficil negarle la entrada después de oír hablar tanto de él, pero es más difícil aún si bajo el brazo trae una película como El desprecio (basada en una novela de Alberto Moravia) y encima viene acompañado de una Brigitte Bardot treintañera.

Para un ojo poco acostumbrado como el mío, esta pequeña joya del cine ha abierto muchas puertas y señalado muchos caminos, entre ellos el de un Godard reflexivo pero aún joven, que deja caer a lo largo del film pequeñas cápsulas de preguntas sobre el amor y las relaciones de pareja, pero también sobre el arte y el cine.

Paul (Michel Piccoli), guionista, y Camille (Brigitte Bardot), su mujer, se encuentran en Roma por asuntos de trabajo del primero: ha sido contratado para reescribir el guión para La Odisea de Fritz Lang. A pesar de que el deseo de Paul es escribir teatro, acepta el encargo para hacer feliz a su mujer económicamente, teniendo que soportar al Sr. Prokosh, productor de la película, y a su secretaria Francesca, que conducen un juego amoroso mutuo y con la primera pareja muy peculiar. Y es aquí donde empiezan los problemas.

Sigue leyendo