Archivo del Autor: Beatriz Cebas

La decepción de Closer

Por Beatriz Cebas

closer

Había prometido que mi nuevo post sería uno en respuesta al de las chicas de Miguel Ángel, y que complementaría al de la aceituna de Clara. Sin embargo, he preferido dejar para otro día la sesión de jamón ibérico en forma de actor-chulazo español, y centrarme en la última película que he alquilado en DVD: Closer.

Reconozco no haber visto en el cine la obra de Mike Nichols y que desde su publicación en el 2004 tenía su visionado como un asunto pendiente. Y después de tanto tiempo, el domingo porfin me quité esta espina y vi Closer. El resultado: decepción total.

Si bien es cierto que la película ha sido clasificada por muchos como una obra maestra gracias a sus “intensos” diálogos que ahondan en la complejidad de las relaciones de parejas, nada más lejos de la realidad. Closer es una obra pretenciosa donde las situaciones (que si bien son bastante inverosímiles, es cierto que la realidad siempre supera la ficción) se suceden llevando a los personajes a una vorágine de diálogos basados en el sexo y las mentiras con que basan sus relaciones.

Sigue leyendo

El resurgimiento del cine italiano

Por Beatriz Cebas

vacaciones

Hacía muchos años que las películas italianas no tenían tanto éxito en nuestras pantallas como ahora. Sin duda, la “culpa” de esto lo tiene Gomorra (2008), la genial cinta de Matteo Garrone basada en el aún mejor libro del periodista Roberto Saviano. Como siempre pasa con estas cosas, el triunfo que el filme tuvo a nivel internacional ha hecho que actualmente se hable de una especie de “resurgimiento del cine italiano”. Aunque esta definición tiene parte de verdad, sería muy sesgado pensar que en los años anteriores a Gomorra, Italia no había producido ninguna buena película. No obstante, es cierto que quitando contadas excepciones como la coproducción No te muevas (protagonizada por Penélope Cruz), pocas de éstas han llegado a España.

Y es que no hay nada mejor que tu país tenga un taquillazo para que cintas que de otra manera apenas tendrían repercusión más allá de las pantallas patrias, también triunfen. Este ha sido el caso de trabajos como Il Divo (2008) -la interpretación de Toni Servillo como Andreotti es simplemente genial-, Romanzo Criminale (2005), y recientemente Vacaciones de Ferragosto (2008). Precisamente esta, dirigida por Gianni di Gregorio, se presenta como la comedia perfecta para pasar un buen rato disfrutando de la sencillez y la frescura de un producto sin artificios, tan bien hecha con tan pocos medios que es imposible no rendirse a sus encantos.

Sigue leyendo

¡Y que viva México!

rudo-y-cursi-5Por Beatriz Cebas

Rudo y Cursi, o lo que es lo mismo, Diego Luna y Gael García Bernal. Dos cracks del cine mexicano, y por ende, dos actores a los que merece la pena seguir la pista. Después del éxito arrollador de Y tú mama también (2001) con nuestra querida -y por muy parte, muy admirada- Maribel Verdú como mujer descubridora de la sexualidad de los dos personajes protagonistas, los amigos vuelven a trabajar juntos en la gran pantalla. Esta vez vienen de la mano del director novel Carlos Cuarón, aquel que coguionizó la citada cinta anterior junto a su hermano Alfonso, quien además la digirió brillantemente.

El filme nos acerca en clave de comedia la vida de dos hermanos procedentes de un pueblito muy pequeño y pobre de México que, gracias a un golpe de suerte, acaban trasladándose al DF como futbolistas de élite. El éxito inesperado, las grandes cantidades de dinero conseguidas en tan poco tiempo y la inconsciencia de estos dos personajes hacen que las risas del espectador se mezclen con una realidad comparable a todas las partes del mundo.

Sigue leyendo

La ciudad deseada

Por Beatriz Cebas

manhattan1

Nueva York es el escenario perfecto para rodar miles de películas, series de televisión y realizar viajes de todo tipo. Desde las típicas “americanadas” (pelis de acción donde el personaje clave salva el mundo de la catástrofe), hasta las delirantes comedias del genio Woody Allen con el puente de Brooklyn de fondo. Nueva York es capaz de representar lo mejor y lo peor del ser humano y de la sociedad occidental. Su particular ambiente sofisticado, glamuroso, capitalista, suburbial, multirracial, culto y solitario la han catapultado hasta la cima de los lugares de culto.

A su alrededor se han creado múltiples tours donde se enseña los visitantes que aquellos edificios que tanto han visto en la pequeña y gran pantalla existen de verdad. Sin duda el más popular es el de Sexo en Nueva York (2008), gracias al cual se pueden ver las tiendas y bares más cool de la isla. Pero no hace falta tener un guía que te muestre estos “puntos estratégicos” ya que simplemente paseando por el downtonwn se pueden reconocen fácilmente millones de lugares, como el escaparate de Tifannys de la 5ª Avenida donde Audrey Hepburn soñaba con un Desayuno con Diamantes (1961). O el edificio Dakota -residencia de John Lennon y Yoko Ono hasta el asesinato en 1980 del cantante-, donde se rodó La semilla del diablo (1968) del “desheredado” Polanski.

Sigue leyendo

La soledad coral de las urbes

Por Beatriz Cebas

buen-vida

Otra película más sobre vidas cruzadas. Esto es lo que pensé al leer en el programa del Festival de Cine de Toronto del año pasado el argumento de La Buena Vida, la última película del director chileno Andrés Wood. Precisamente por esa reticencia  a entregarme una vez más a un trabajo cinematográfico donde la coralidad de los protagonistas y la relación que se forma en sus aparentes vidas inconexas son el eje central, descarté este filme de los escogidos para ver en la ciudad canadiense.

Meses más tarde, y a pesar de mis prejuicios iniciales, felizmente he caído en la tentación y he visto La Buena Vida. La película de Wood, estrenada recientemente en España tras ganar el Goya a la Mejor Película Hispanoamericana, ha conseguido que mi perspectiva sobre el tan manido recurso de las vidas cruzadas cambie.

Sin llegar a la desgarradora historia que el entonces matrimonio cinematográfico de González Iñárritu y Guillermo Arriaga cultivó con la pionera y magistral Amores Perros –trabajo gracias al cual Gael García Bernal acabó de despegar como el gran actor que es-, el conmovedor drama de 21 gramos o la historia global que culminó esta trilogía de la incomunicación que es Babel, lo cierto es que La Buena Vida posee una frescura que ya echaba yo en falta en el cine hispano.

Sigue leyendo