Cinco minutos con Denzel Washington

Denzel Washington en "Vivir de cine"Por Francesca Aldrich

Esta vez tocaba el Hotel Villamagna y la película Asalto al tren Pelham 123. Un remake de la estupendisima película de 1974 basada en una novela, cuya dirección esta vez corrió a cargo de Tony Scott. Sí, el mismo director de Top Gun, Marea roja, Amor a quemarropa, El fuego de la venganza o Déjà vu.  Y por hacerle un guiño a Miguel A. Delgado sí, también “hermanisimo” de Ridley, pero las comparaciones son siempre odiosas, ¿no creen?

Nuestra “víctima” hoy era Denzel Washington, que tengo que reconocer que andaba muy relajado, se notaba que había dormido bien y que los chicos de PR de Warner le estaban agasajando adecuadamente. Me impresionó su primer comentario y con un Wow! muy yanqui dedico unos segundos a complementar mis zapatos morados. Tengo que reconocer, ya que no quiero pecar de falsa modestia, que me sonrojé, y que a mí también me apasionan mis zapatos de tacón morados. Este gusto lo comparto con Blanca, una chica muy rubia y con un novio de muy buena cuna, que le regaló los mismos zapatos. Ya tenemos los cuatro algo en común, unos zapatos morados. Inmediatamente banalizamos sobre  lo que le gustan los gadgets de las mujeres y que, claro, ahora está aprendiendo cada día más con sus hijas de nuestro género. Segundos de conversación, insisto, que quedaron grabados al inicio de la entrevista pero que hizoDenzel Washington en "Asalto al tren Pelham 123" que nos relajáramos todos aún más. Y claro, en el programa de este sábado pasado, en su honor, me volví a calzar los mismos zapatos.

Querido Denzel; estabas encantador y superparlanchín a partir de este momento. Sólo te pondría una pega en cuanto a tu vestimenta, ya que la verdad dejaba mucho que desear. No sé si es que habías engordado un poco a raíz del papel que te tocó hacer de funcionario asentado o que no te interesan mucho los trapos, como decimos aquí y sobre todo las mujeres, pero ibas poco glamuroso. De la película no hablaré mucho porque parece más un trabajo para rellenar hueco que una película hecha con amor. Se nota que estas cómodo con Tony, el director, es tu cuarta película con él, pero tal vez ese buen rollo ha hecho que a lo mejor no hayáis “echado toda la carne en el asador”.

Pero de todo se aprende, y por ejemplo he descubierto con esta película que bajo ningún concepto, si alguna vez me encuentro en las entrañas del metro, debo tocar el tercer raíl, a no ser que quiera acabar como un pollo bien frito de dentro afuera. Le pregunté acabando la entrevista, como ya va siendo tradición, cuál es su secreto para VIVIR DE CINE, y nos dijo algo que es simple pero efectivo: rezar, hacer a los demás lo que nos gustaría que nos hicieran a nosotros (en esto no entramos en más detalles) y hacer deporte mental y físico. Le prometí que saldría de la entrevista e inmediatamente comenzaría a tomar en cuenta sus sugerencias. Me sonrió muy efusivamente.

Y para los que quieran saber un poquito más de lo que pienso de la película, sólo se me ocurre decirles que hay mucha acción y un montón de caras conocidas. El alcalde les recordará a alguien de la serie Los Soprano, de la que nuestro compañero Miguel A. Delgado es un ferviente fan. Les dejo con la intriga para cuando vayan a ver la película. John Travolta se pasa un poquito haciendo de malo, pero nos da unas buenas lecciones matemáticas sobre cómo machacar a Wall Street fácilmente… bueno, aunque esto ya nos lo han enseñado en la vida real unos cuantos Madoff. Para este verano, en una tarde de calor y tranquila es una película entretenida, no saldrá usted con la cabeza como un bombo, ni con nuevas ideas, pero sí sabiendo que siempre hay que tener conexión a internet por si las moscas y vaya, si usted es actor debe tener en cuenta no aceptar nunca el papel del maquinista del tren, por si acaso. Porque según la teoría de John Travolta, es el primero en irse… ya me entenderán mejor ustedes cuando hayan visto la película.

Querido Denzel, prometo cuidar siempre mi calzado y, si es que nos toca de nuevo algún día compartir otros cinco minutos, tomaré un buen tiempo en pensar bien qué zapatos me pongo en tu honor.

Anuncios

2 Respuestas a “Cinco minutos con Denzel Washington

  1. Miguel A. Delgado

    Bueno, la verdad es que has dulcificado mi comentario… En realidad, dije que era el hermano tonto 😉

  2. francesca aldrich

    si entre lineas… pero ya que lo has dicho, dicho queda…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s