Reese Witherspoon, una rubia con talento

reese-witherspoon-123410

Por Antonio Golmar

Se equivocan quienes piensen que el agua oxigenada ejerce un efecto nocivo sobre las neuronas. Ahí está Reese Witherspoon para demostrarlo. En 2007 esta rubia (en realidad, castaña teñida) de Nueva Orleáns fue la actriz mejor pagada de Hollywood. Su papel como Elle Woods en las inolvidables dos entregas de Una rubia muy legal (2001 y 2004) la consolidaron como actriz taquillera tras sus éxitos en las maravillosas sátiras Pleasantville (1998) y Election (1999). En esta última hace de la chica más mala y ambiciosa del instituto.

Entre la primera y la segunda parte de Una rubia… Rees hizo lo que toda estrella americana que se precie ha de hacer para demostrar al mundo que vale su peso en dólares: hablar con acento inglés. Lo hizo, y muy bien, en La importancia de llamarse Ernesto, una adaptación de la mejor comedia de Oscar Wilde protagonizada por Rupert Everett, Colin Firth y Judi Dench. En 2005 deleitó a medio mundo interpretando a la anti heroína Becky Sharp, una de las grandes arribistas de la literatura universal, en la versión cinematográfica de La feria de las vanidades, novela divertida y descarnada como pocas.

En 2006 Witherspoon ganó el Oscar a mejor actriz al primer intento por su papel como June Carter en En la cuerda floja, una recreación de la vida del mítico cantante de country Johnny Cash. Su último trabajo la devolvió al género que le dio la fama, la comedia, y al tipo de personaje que la vio nacer como estrella, mujer asertiva e inteligente, un poco histérica y algo viborilla, que siempre logra salirse con la suya. En Como en casa en ningún sitio Rees y Vince Vaughn consiguen hacernos reír de lo lindo y también conmovernos.

En estos momentos podemos disfrutar de nuevo de Witherspoon, aunque en esta ocasión será sólo con el oído y para los aficionados a la versión original. Es la voz de la protagonista de Monstruos contra alienígenas, lo último de Dreamworks y Conrad Vernon, el director de Madagascar.

Además de trabajar en el cine, Reese Witherspoon es presidenta honorífica de la fundación Avon, dedicada a la atención a las mujeres víctimas de la violencia en todo el mundo. El año pasado la marca consiguió reunir más de 4 millones de dólares para sus labores benéficas a través de la venta de un bracalete.

En la actualidad, Reese, divorciada del guapo Ryan Philippe (Gosford Park, Crash, Banderas de nuestros padres, Ausente), sale con el también actor Jake Gyllenhaal (Brokeback Mountain, Zodiac), junto al que protagonizó Expediente Anwar. Las similitudes físicas entre el ex marido y el novio de Witherspoon -ojos claros, aspecto aniñado- ha hecho decir a algún malpensado que tal vez la actriz haya tropezado dos veces con la misma piedra. Espero que se equivoquen.

Aquí tenéis algunas de las escenas más llamativas de la carrera de mi rubia de bote favorita:

Anuncios

Una respuesta a “Reese Witherspoon, una rubia con talento

  1. Miguel A. Delgado

    A ver, a ver si me aclaro… ¿Jake Gyllenhal y Ryan Philippe se parecen? No sé yo si el futuro Príncipe de Persia estará de acuerdo con esa comparación…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s